Queremos compartir este nuevo artículo del blog de Nuttralia en el que nos hablan de la alimentación complementaria dirigida por el bebé, también conocida como BLW (Baby Led Weaning).

Muchas son las familias que cuando se inician en la alimentación complementaria tienen dudas de cómo realizarlo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconseja lactancia materna exclusiva los 6 primeros meses de vida y es partir del 7º mes cuando se inicia y complementa con la alimentación complementaria.

Pero, ¿cómo se hace? ¿por dónde empiezo?

Existe un tipo de alimentación complementaria en la que el niño/a elige qué come, cómo y a qué velocidad desea. Es la llamada alimentación autorregulada o dirigida por el bebé o también conocida como Baby Led Weaning (BLW).

Se trata de una forma de alimentarse en la que se ofrece al bebé los alimentos para que pueda gestionarse por sí mismo, con las manos, y aprenda a comer sólo a demanda, es decir, según sus señales de hambre y saciedad.

Una de sus características es que al niño se le ofrece la misma comida que el resto de la familia, teniendo en cuenta los alimentos que no podría tomar por posibles atragantamientos (por su tamaño, forma y/o textura), alergias alimentarias o presencia de sustancias tóxicas (pescados azules, acelgas, espinacas, tortitas o bebidas de arroz, miel o crustáceos), y sentado en la mesa o trona con todos.

Para empezar con este tipo de alimentación complementaria, la familia tiene que observar que el bebé muestra interés por la comida y llevar a cabo una serie de señales de seguridad, como son:

  • El niño/a tiene que mantener la cabeza erguida.
  • Nunca se le dejará solo en la mesa.
  • No se le introducirá ningún alimento directamente en la boca.
  • Tiene que haber coordinación ojo-mano-boca.
  • Pérdida del reflejo de extrusión.

¿Cómo empezar con el BLW?

Hay que ofrecer al niño alimentos sólidos, pero también blandos y grandes para que pueda agarrarlo con la manita (“finger food”), además de agua como bebida principal.

No se les ofrecerán alimentos crudos o de pequeño tamaño, duros ni de formas redondeadas y con texturas difíciles de gestionar (pegajosos, fibrosos o afilados).

Existen en el mercado utensilios y material para llevar a cabo el BLW como son el recogecomida, bandejas grandes, platos antideslizantes, baberos impermeables y precucharas.

Y os recomendamos que empleéis, cuando sean más mayores, el plato saludable, para que desde pequeños se les enseñe cómo combinar de forma saludable los alimentos en las comidas y las cenas.

Si como padre o madre tienes dudas de si sería adecuado comenzar con el BLW, ¡te animamos a que leas sus beneficios!

Beneficios del Baby Led Weaning

  • Respeta señales de hambre y saciedad.
  • No se obliga al bebé a comer.
  • Come en familia (se fortalecen los lazos afectivos, mejorar de la alimentación familiar).
  • Aumenta la variedad alimentaria (más texturas, olores y colores).
  • Descubre los sabores reales de los alimentos.
  • Permite identificar los gustos personales y las aversiones (suelen generarse menos aversiones).
  • Mejora las preferencias alimentarias.
  • Se estimulan los sentidos.
  • Permite tocar, oler y probar diferentes alimentos.
  • Promueve el desarrollo de las habilidades motoras.
  • Se regula la velocidad de la comida y come de forma más segura.
  • Fomenta la autonomía y la independencia.

Si te ha quedado alguna duda o necesitas ayuda con la alimentación de los más pequeños de la casa, sabes que puedes pedir una cita con Nuttralia en nuestra consulta (Laura 963953661)