¿QUÉ ES?

La diástasis abdominal es la separación entre los músculos rectos abdominales más de 2,5 cm. Los rectos abdominales son los músculos del abdomen que forman la llamada "tableta de chocolate" y están separados por una banda fibrosa llamada línea alba. Cuando hay una diástasis abdominal la línea alba se ensancha y los rectos abdominales se separan. Dependiendo de la gravedad de la separación, puede ocurrir que al comprimir el abdomen al hacer un esfuerzo, parte de las vísceras abdominales vayan hacia delante y asomen entre los rectos dando el aspecto de tener un bulto o hernia en el abdomen.

¿QUIÉN PUEDE PADECERLA?

Este tipo de problema se suele asociar a las mujeres durante el período postparto, pero pueden padecerlo desde bebés hasta la edad adulta y tanto mujeres como hombres.

En los bebés es suficiente común y ocurre sobre todo si son prematuros. Se produce un abultamiento arriba del ombligo porque hay debilidad de la linea alba, pero normalmente se resuelve sin necesitar tratamiento.

En adultos, se puede producir diástasis abdominal por los aumentos excesivos de presión en la cavidad abdominal, junto a grandes esfuerzos mantenidos o continuos que hacen que la línea alba se dañe al no soportar la tensión a que se ve sometida. Otros factores de riesgo importantes son un aumento excesivo de peso, mala práctica deportiva o cirugías.

En embarazadas la causa de la diástasis abdominal es clara. Durante el embarazo, el bebé va creciendo dentro del útero, lo cual multiplica por 5 el crecimiento del útero durante 9 meses y hace que los rectos abdominales se separen. Además, hay cambios hormonales en el embarazo que provocan un aumento de progesterona, relaxina y estrógenos que alteran la composición del colágeno, haciendo que se debilite el tejido conectivo que une los rectos. Se trata d'una respuesta fisiológica natural del cuerpo para adaptarse a los cambios que genera el crecimiento del bebé. Después del embarazo la musculatura debería volver a su estado natural, pero a veces no sucede así, el tono de la musculatura no es igual que antes e incluso, esta separación de los rectos puede mantenerse, provocando otros alteraciones. Otros factores predisponentes podrían ser, embarazos múltiples, baja forma de la madre con falta de tono muscular, bebés de mucho peso, cesáreas...

¿CÓMO SE PUEDE SOLUCIONAR?

En los adultos, solo en los casos más graves está indicada la cirugía. En la resto de casos se deben evitar los factores de riesgo posibles y empezar un tratamiento con un profesional (fisioterapeuta, osteópata) que se ocupe de solucionar posibles disfunciones y lo involucre en los ejercicios adecuados para recuperar el tono muscular de los abdominales.

EJERCICIOS INDICADOS

Contrariamente a lo que se suele pensar, la diástasis abdominal no se soluciona realizando los clásicos ejercicios abdominales, de hecho en este caso pueden ser incluso perjudiciales para esta situación. Los abdominales clásicos trabajan sobre todo la musculatura de los rectos abdominales pero no los aproximan. Es más, a causa del aumento de presión en el abdomen que ocurre durante su realización, puede agravar el problema, ya que aumenta la separación entre los rectos abdominales. En este caso, los ejercicios más indicados son los llamados abdominales hipopresivos. Este método desarrollado por el belga Marcel Caufriez consigue tonificar el músculo transverso del abdomen con el que se produce una reducción del diámetro de la cintura y una aproximación de los rectos. Además, la forma en que se ejecutan, controlando la respiración, hace que no se aumente la presión intrabdominal, por lo que son una forma muy segura para no agravar el problema ni perjudicar el suelo pélvico.

Si tienes alguna duda llámanos y te aconsejaremos sobre este tema.